Art Factory Hostel Blog

Las pizzerías preferidas de San Telmo



  • Pirilo: manteniendo el sabor y la mística de sus dueños familiares


Hay pocos vecinos que hace mucho viven en San Telmo y no conocen este angosto local sobre la calle Defensa. Pizzería Pirilo, fundada en 1932, es la única pizzería del barrio que ni siquiera tiene mesas para sentarse, pero tiene la impronta única de su anterior dueño, cuyo nombre y personalidad le dieron espíritu y sabor que no se encuentra en ninguna otra.
Ahora tiene una reputación casi mítica entre aficionados del barrio, y una porción de mozzarella con fainá y moscato de parado es un rito para fanáticos de la pizza porteña.
Silvia "Pirila" Vizzari sirve una porción en Pirilo
“Se sigue manteniendo la misma forma que cuando arrancó mi papá”, dice Silvia “Pirila” Vizzari, quien hace 25 años atiende en el negocio familiar junta con su hermana “Piru” —ambas hijas de Juan “Pirilo” Vizzari. “Hacemos lo tradicional. Las pizzas son grandes, todo es casero y amasado a mano, tenemos el horno a leña. Acá no hay máquinas; la máquina es uno mismo”.
En la mesada y sobre las paredes se despliegan los objetos, fotos y colores del Club Atlético San Telmo —muchos de ellos recuerdos la época de oro del equipo de fútbol, cuando Pirilo mostraba los resultados de los partidos en una pizarra. “Acá siempre fueron hinchas de San Telmo”, cuenta Silvia mientras corta una pizza recién salida del horno y alcanza la porción a un cliente por arriba del mostrador.
Pizzería Pirilo
Dice que lo mejor de su trabajo es “la libertad y la conversación con la gente. Tenés todos los niveles sociales que vienen acá, desde gente que no tiene plata hasta gente que tiene mucha”. Observando la diversidad de caras que entran y salen, es fácil notar que Pirilo es querido por los jóvenes bohemios, los turistas y los vecinos de siempre.
Silvia reconoce que el barrio ha cambiado mucho desde la época de su padre, y señalando a la calle Defensa, dice: “hoy lo que ves no tiene nada que ver con lo que es San Telmo. Espantan, a mi gusto, a los vecinos del barrio porque lo que se hace hoy no es para ellos”.
Sin embargo, Silvia tiene esa raíz que se suele encontrar en los personajes auténticos del barrio. Aunque su padre falleció en 1993, “esperamos estar para siempre”, dice. Nosotros también.
El cartel original de la PIzzería Pirilo

Pizzería Pirilo, Defensa 825.
13 a 16:30 y 18 a 23 hs (hasta 01 hs los viernes y sábados),
domingos todo el día, lunes cerrado.
  • Tío Felipe



Tío Felipe, sobre la calle Balcarce
Este bodegón sobre la calle Balcarce entre Chile y Pasaje Giuffra parece no haber cambiado nada en los 30 años desde que lo abrió José Balbo. Y aunque él falleció en diciembre de 2008, la pizzería se sigue manteniendo por su hijo Carlos y la familia, fieles a la visión y el sabor incomparable de sus pizzas —la fugazzetta y la napolitana están entre las mejores del barrio, sobre todo cuando se consumen con cerveza fría, sentado en la vereda una calurosa noche de verano.

  • Mi Tío



La Pizzería Mi Tío

Fundada en 1972, esta pizzería goza de una ubicación espectacular sobre la esquina ochava de EEUU y Defensa. Se puede disfrutar del espectáculo de esa calle un domingo a la tarde protegido por la sombra de su toldo amarillo o sentado al lado de las ventanas abiertas un tranquilo mediodía durante la semana. El trato con la gente es uno de sus fuertes, y el mozo Roberto Ormeño es querido por la clientela, además de la fugazzetta rellena con queso cremoso y las empanadas de jamón y queso.

  • Pedro Telmo



La mesada tradicional de Pedro Telmo
Con sus mesas en la vereda y sus pizzas a la piedra, este bodegón sobre la calle Bolívar es elegido por el público joven de la noche, que es entretenido por el mozo teatral Horacio Gulizia (foto abajo) y querido por los clientes del mediodía cuando atiende la cariñosa Señora Habib, madre del dueño. El local, un antiguo depósito de bananas del Mercado de San Telmo, tiene los techos altos y los ventiladores enormes de un recinto de la tradición de antaño.La Moderna
Una de las más antiguas pizzerías del barrio, La Moderna, tuvo su inicio en 1940 cuando la fundaron los españoles que eventualmente crearon la cadena La Continental. Se transformó en La Moderna en 1960 bajo nuevos dueños, y hoy mantiene un ambiente tranquilo y clásico sobre la esquina de Humberto Primo y Piedras, con pizzas de masa ancha y mucha concurrencia de vecinos establecidos.

  • Sr. Telmo

El interior cálido de Sr. Telmo
Esta pizzería es de las “nuevas”, pero su ubicación sobre Defensa y Pasaje San Lorenzo y su carta creativa han ganado la apreciación y lealtad de muchos. Las pizzas livianas se hacen a la parrilla y salen con una masa finita y crocante, y vienen con muchos sabores originales, incluyendo ingredientes desde rúcula a brócoli o ananá salteada en aceto balsámico, con cervezas artesanales para acompañar.

---------------




  • Pirilo: maintaining the flavor and mystique of their own family


There are few neighbors that live long in San Telmo and do not know the local narrow street on Defensa. Pirilo Pizzeria, founded in 1932, is the only pizzeria in the neighborhood who do not even have tables to sit, but has the unique imprint of its previous owner, whose name and personality gave spirit and flavor not found anywhere else.

Hinchas fieles del Club Atlético San Telmo



Now has an almost mythical reputation among fans of the neighborhood, and a portion of mozzarella with Faina and moscato is a rite of stopped for pizza fans porteña.


"It continues the same way when my dad started," says Silvia "Pirila" Vizzari, who served 25 years in the family business together with his sister "Piru"-both daughters of John "Pirilo" Vizzari. "We do traditional. The pizzas are great, everything is homemade and kneading by hand, we have the wood oven. Here there are no machines, the machine is oneself. "

 La pizzara de Pirilo

Silvia recognizes that the neighborhood has changed a lot since the days of his father, pointing to the street and Defense, says, "what you see today has nothing to do with what is San Telmo. Frighten, to my taste, the neighbors because what is done today is not for them. "
However, Silvia is the root that is usually found in authentic character of the neighborhood. Although his father died in 1993, "we hope to be forever," he says. We.
Pizzería Pirilo - vidriera




  • TIO FELIPE

This still life on Balcarce Street Passage between Chile and Giuffra nothing seems to have changed in the 30 years since it opened Joseph Balbo. And though he died in December 2008, the pizzeria is still maintained by his son Charles and family, true to the vision and the incomparable flavor of their pizzas-the Neapolitan fugazzetta and are among the best in the neighborhood, especially when consumed with cold beer, sitting on the sidewalk a warm summer night.


La familia Balbo sigue manejando Tío Felipe 


  • MI TIO

Founded in 1972, this pizzeria enjoys a spectacular location on the corner of U.S. ochava and Defense. You can enjoy the spectacle of the street on a Sunday afternoon protected by the shade of your awning yellow or sitting next to the open windows a quiet lunch during the week. Dealing with people is one of its strengths, and the waiter Roberto Ormeño is loved by the customers, besides the fugazzetta stuffed with cream cheese and ham and cheese empanadas.
 Interior de Mi Tío






  • PEDRO TELMO
  
With tables on the sidewalk and pizza stone, this still life on Bolivar Street is chosen by the young audience of the night, being entertained by the waiter theatrical Horacio Gulizia (photo below) and loved by customers noon when Habib Lady attends the loving mother of the owner. The location, a former banana warehouse San Telmo Market, has high ceilings and a huge fan enclosure tradition of yesteryear.

 Horacio Gulizia, el mozo querido de Pedro Telmo

  • Sr. Telmo



El interior cálido de Sr. Telmo
This pizzeria is one of the "new" once, but its location on Defensa and Pje San Lorenzo and its creative carte has gained the appreciation and loyalty of many. The pizzas, light, are grilled and have a thin and crunchy bread and many original flavours, including ingredients from rucola to broccoli, pineapple in aceto balsamic, with brewed beer toa brócoli o ananá salteada en aceto balsámico, con cervezas artesanales para acompañar.



  • Facebook
  • Twitter
  • Mail
  • RSS

De mitos y santos


Folklore.
Folk · lore.
Folk = gente, pueblo, raza.
Lore = saber, ciencia.
El saber del pueblo. Cada uno tiene el suyo.
Y hoy quiero compartir un poco del nuestro.
Nuestra historia, como cualquier otra, nos ha mostrado varios casos de hombres o mujeres dueños de cierto misterio innato, que con el correr del tiempo y de la historia se terminan convirtiendo en símbolos para quienes los recuerdan. Me refiero a personas con vidas destacadas o ejemplares, que a su manera transmitió un mensaje de solidaridad, amor, fe, coraje, confianza, valores que dejan una marca en el espíritu de su entorno. Puede ser también el caso de que un final trágico o martirizado, o de alguna manera llamativo o inusual convierta a alguien, por la fe popular, en un personaje al que la gente recurre para pedirles apoyo, quizás un milagrito que les sobre.
No es mi plan ponerme en el rol de darles o quitarles crédito o credibilidad. Y el reconocimiento o no de estos personajes por parte de las entidades religiosas oficiales, a la larga, no son prueba veraz de nada.
Pero es un hecho ineludible que del boca en boca y por parte de los mismos seguidores, hay muchas de estas Devociones Populares que terminan generando cierta mística que las hacen piezas ineludibles para armar el puzzle infinito de la Cultura Argentina.

Y como primer ejemplo quisiera mencionar a "El Gauchito Gil". El gaucho de los pobres.
Antonio Mamerto Gil Nuñez, más conocido como "el Gauchito Gil" o como "Curzú Gil" (del guaraní curuzú=cruz) es uno de los más reconocidos personajes del santoral "profano" argentino. Siendo especialmente popular en su propia provincia, Corrientes, desde hace más de cien años, tambien se pueden encontrar santuarios en su culto desde Salta hasta Ushuaia


Si bien hay varias versiones acerca de la fecha y el motivo de su muerte, se sabe que fue muerto injustamente por un sargento que lo capturó acusado de desertar de la guerra civil correntina, aún habiendo sido emitida la orden de liberación por haberse demostrado su inocencia y por el apoyo de la gente de su pueblo.
Cuenta la leyenda que el Gauchito, sabiendo que lo iban a matar, le pide al sargento que lo capturó que lo dejara vivir y recibió por respuesta "de esta no te salvás". Antonio Gil le responde que  sabía que finalmente iba a ser degolaldo y le dijo al oficial que cuando regresara a Mercedes se iba a enterar que su hijo se estaba muriendo, y que como él estaba por derramar sangre inocente lo invocara para que él intercediera ante Dios por la vida de su hijo. El sargento se burló y lo ejecutó de cualquier modo.
La partida volvió a Mercedes y, al enterarse de que había sido declarado inocente y de la orden de liberación, al recordar las últmias palabras del Gauchito el sargento fue a su casa para encontrarse con que, como había sido predicho, su hijo estaba enfermo, y muy grave. Es entonces que se arrodilla y le pide al Gauchito que interceda ante Dios para salvar la vida de su hijo. Al llegar la madrugada el milagro se había hecho y el niño se había salvado. Fue así que el sargento construyó con sus propias manos una cruz con ramas de ñandubay y la cargó en sus hombros hasta el lugar donde había matado al gauchito. Colocó la cruz, pidió perdón y agradeció. La cruz dio el nombre al cruce de caminos y con el transcurso del tiempo el lugar se convirtió en su santuario. Espacio que aún hoy congrega peregrinaciones masivas en nombre de Antonio Gil, el Gauchito milagroso.
Sucede que varios días antes del 8 de Enero, fecha del aniversario de su muerte, empieza a juntarse la gente y pasar la noche en carpas alrededor del predio. Se improvisan negocios, bailantas al compás del chamamé, kisocos que venden comida, bebidas y recuerdos. Los jinetes se acercan llevando banderas y estandartes en tacuaras para dejar en el lugar, que también se cubre de flores rojas, el color distintivo del Gauchito. Otra costumbre es dejar una cinta roja atada a las miles que ya hay y llevarse una ya bendecida por el santo, que se coloca en la muñeca, en el espejo de un auto o en algún lugar privilegiado de la casa para que la proteja o ayude.

  • Facebook
  • Twitter
  • Mail
  • RSS

BA en Bici


Nadie jamás podría discutir las infinitas ventajas que presenta la bicicleta ante lo que parece ser la propuesta actual: 1 persona = 1 auto. Moverse en bici mejora la salud, no contamina el aire, ni hace ruido, proporciona autonomía, es barato, eficiente y rápido, además de suponer una mínima ocupación de espacio. Por otra parte constituye una manera de redescubrir la ciudad, de verla descongestionada y apreciarla desde otro punto de vista.
Puesto de esta manera casi que deja en ridículo la idea de usar vehículos de combustible para cubrir distancias cortas.
Buenos Aires, como metrópolis, todavía tiene un porcentaje muy pequeño de usuarios habituales de bicicletas comparado con los grandes ejemplos mundiales en el tema como son Amsterdam o Copenaghe, pero debo decir que desde hace un tiempo se nota una clara intención de incorporar el hábito a nuestra cultura citadina.

Les presento 3 propuestas puntuales que invitan al porteño a estacionar el auto y agarrar la bicla:


  • El gobierno de la ciudad tomó la iniciativa de fomentar el uso de bicicletas en Buenos Aires, y así desde hace unos años empezó a instalar bicisendas por ciertas calles claves que van armando una red que facilita de manera sorprendente el flujo de ciclistas y protegiendolos del tráfico de vehículos motorizados.

    .
    -clik para agrandar las imágenes-

    Además de eso implementó un sistema de transporte público gratuito, en bicicleta, que consiste en una serie de estaciones distribuidas por la ciudad. Uno se acerca a alguna, se registra, retira una bicicleta y puede usarla durante 2 horas y devolverla en cualquier otra estación de la ciudad.

  •  La masa crítica

    Debe hacer ya unos 10 años que nuestra ciudad se sumó al genial movimiento que surgió en San Francisco allá por 1992. La masa crítica es un fenómeno que tiene lugar en muchas de las ciudades más importantes del mundo. Bajo el slogan: "Pedaleá todos los días, celebralo todos los meses", la propuesta es simple: los primeros domingos de cada mes se cita a todo aquel que se entere del evento a ir con su bicicleta al Obelisco, a las 4 de la tarde.



    La primera hora es de convocatoria, y se va juntando la gente, y relajando el ambiente. Hacia las 5 se empieza a dar vueltas alrededor de la plazoleta del obelisco hasta que, espontáneamente, uno o más de los -a veces casi 5000- ciclistas toma la iniciativa de empezar el recorrido. Desde entonces, nadie sabe qué es lo que va a pasar. Simplemente pedalear, relajados. Y claro, se forma una masa gigante de ciclistas que acaparan por completo el lugar por el que pasan. Lo que se genera tanto entre los participantes como en los que la ven pasar es una experiencia que verdaderamente vale la pena.


  • La Fabricicleta

    En una propuesta menos masiva pero igual de interesante, La Fabricicleta es un taller mecánico de autorreparación de bicicletas. Es un lugar de formación e intercambio de conocimientos en relación a la mecánica ciclística. Es un espacio abierto a la acción.
    ¿cómo funciona?
    Los pasos básicos dentro del taller son:
    - Romper la bicicleta (preferentemente de su propiedad)
    - Acercarse a La Fabricicleta
    - a) Si sabe cómo arreglar el desperfecto: agarre las herramientas y comiencie.
      b) Si no sabe cómo arreglarlo: pregunte, mire, intente (la próxima lo hará usted mismo y/o se lo enseñará a un ser querido).
    - Divulgue!
    - Vuelva




    Además recibe donaciones de todo tipo de bicipartes por parte de sus usuarios que cualquiera puede usar de forma gratuita para reparar  o inclusive armarse por completo una bici-frankenstein nueva.













  • Facebook
  • Twitter
  • Mail
  • RSS